30/6/16

Redactor musical en barbecho

Recientemente he decidido dejar las dos publicaciones principales en las que escribía desde hace varios años: Musicópolis y Subnoise. De un tiempo a esta parte me cuesta muchísimo sacar tiempo para mantener un mínimo ritmo de publicaciones, especialmente debido a la llegada de mi hijo, así que lo más sensato era dejarlo. Reconozco que no me ha resultado fácil tomar esta decisión. Después de muchos años de escribir en diversos medios, en Musicópolis y Subnoise ha sido donde me he encontrado más cómodo.

Musicópolis forma parte de una empresa que tiene diversos proyectos relacionados con el mundo del ocio y tiene al frente un redactor jefe con mucha experiencia y que conoce bien el periodismo musical. Es una cadena de confianza que empieza en los jefes de la empresa que confían en el criterio del redactor jefe y éste confía en sus redactores. Eso provoca que mientras muchas publicaciones digitales viraban hacia contenidos ligeros en estos años de crisis, Musicópolis haya sido un espacio en el que he podido escribir artículos de opinión, monográficos sobre músicas del mundo o un repaso por los distintos géneros musicales del siglo XX, además de reseñas de discos de todo tipo. Todo ello sin tener que cortarme un pelo a la hora de decir nada.

Subnoise, por su parte, comenzó como un foro a principios de la década del 2000 y desde hace algunos años tiene un espacio dedicado a reseñas y artículos varios gracias al esfuerzo y constancia de su equipo. Ahí he podido escribir sobre discos raros y poco conocidos sin cortapisas y sin pensar en el número de visitas que podía recibir, que intuyo han sido pocas por cierto. Un periodo muy satisfactorio en el que he recibido algunos comentarios y agradecimiento de gente que ha podido descubrir discos que les han encantado gracias a este espacio y eso es muy gratificante. 

En definitiva, me sabe mal no continuar con gente tan magnífica como esta y dudo que pueda encontrar publicaciones tan libres en el panorama actual, pero espero volver a retomar el ritmo en un tiempo, cuando mi pequeño sea un poco más mayor. Quizá hasta me anime a escribir reseñas de música infantil :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada